International Ministries

Construyendo un sueño de paz en El Salvador

February 27, 2006 Journal
Tweet

Estimados hermanos y estimadas hermanas,

¡Qué bueno es construir sueños de esperanza por fe en Jesucristo! Hace 7 años llegué a El Salvador. Fue en medio de dos grandes huracanes que comencé mi trabajo misionero, el huracán George al principio de octubre de 1998, que asolo la isla de Puerto Rico, y el huracán Mitch, el 31 de octubre de 1998.

Me acuerdo cuando comencé a pasar por el Puente Cuscátlan para llegar a la zona oriental de El Salvador. Inicialmente pasaban los carros por la represa y luego por un puente temporal, el cual no duro por mucho tiempo.De hecho las inundaciones de este fenomeno atmosferico de octubre de 1998 lo destruyeron.

Me estremecieron los terremotos y temblores occurridos en el 2001 en la bella tierra de El Salvador. Llegué a la comunidad del Puente Cuscátlan para ayudar a las personas afectadas con alimentos. De este modo comenzo la mision Puente de Salvacion. Del 2001 al 2002 fuimos nomadas en la comunidad. Llevábamos por diferentes lugares estudios bíblicos y también construimos 32 champas para gente afectadas por los terremotos. Todo este esfuerzo ministerial abrio paso a la mision Bautista en el Puente Cuscátlan. En junio del 2002 se logro comprar 4 lotes de tierra. Allí orábamos con la gente y a la vez pensábamos que era necesario tener un lugar para adorar y otro para que los niños y las niñas disfrutaran. En ese lugar se puede ver todavía la evidencia de la guerra civil salvadoreña. Allí quedan los vestigios del puente destruido por dicha guerra y que conectaba oriente al centro del país. El parque para los niños y las niñas comenzo con un donativo de una iglesia que inspiro la esperanza de los hermanos y las hermanas de esta comunidad a soñar para que esto se convirtiera en realidad. De hecho, el único columpío de la comunidad lo tiene la mision.

Por fin, luego de planes, compartir los mismos y exponerlos a otras personas, iglesias y gente, el sueño empieza a cobrar vida en los corazones de los colonos, los cuales viven cuidando casas de otros sin tener las suyas. Ellos comenzaban a aspirar un lugar apropiado para que sus hijos e hijas jugaran y para que la comunidad pudiera reunirse. El parque de la paz es ese sueño. Hemos pensado que esté situado en medio de una Ceiba inmensa, testigo silente de enfrentamientos bélicos, y ahora un testimonio de reconciliacion y amor.

Este lunes 20 de febrero comenzamos a preparar el terreno para construir el muro inmenso que protegerá el parque. Estamos seguros que éste será fuente de esperanza, un lugar digno de esparcimiento para niños y niñas, lugar de sano entretenimiento para jovenes, el cual tendrá canchas deportivas y pequeñas tiendas para que las mujeres puedan aprender hacer manualidades con la tusa del maíz y se conviertan en pequeñas empresarias. Concluiremos con la construccion de un pequeño centro de retiro para las Iglesias Bautistas, las cuales no tienen un lugar apropiado para reuniones. Ello es realmente una necesidad urgente también para todas las iglesias.

Con la ayuda decidida de los hermanos y las hermanas de Rhode Island e Illinois el sueño empezo a cobrar forma. Ellos se constituyeron en un comité para la construccion del muro. Con la ayuda de Dios y la gente del Puente hemos comenzado este trabajo tan significativo que cambiará el rostro de la comunidad. Primero, Dios y las oraciones, que son tan necesarias, han ido formando este sueño en una realidad. Gracias damos a aquellas personas que han ofrendado para que esta causa pueda concretarse. Si a usted le interesa saber más de este proyecto, favor de comunicarse conmigo a mi direccion eléctronica 3perla@navegante.com.sv