International Ministries

Reid Trulson reflecciona acerca de su reciente viaje a Haití – movido por la determinación de hermanos y hermanas haitianos

March 30, 2010 Journal
Tweet
Hace dos semanas estuve en Haití reunido con líderes de la Convención Bautista de Haití (Convention Baptiste d’Haiti o CBH) quienes nos llevaron a mis acompañantes y a mí a ver el daño del terremoto desde Port-au-Prince hasta Grand Goâve. Aun con la extensa cobertura de los medios de comunicación, es muy difícil asimilar la magnitud de la devastación del terremoto a menos que uno esté en el lugar. Aun cuando hay muchas personas todavía anonadadas por el impacto del terremoto, fui profundamente movido por la determinación de nuestros hermanos y hermanas haitianos. Pastores de la CBH, miembros de iglesia y líderes en general repetían expresiones de su confianza en Dios, afirmando “....Por eso, no temeremos aunque se desmorone la tierra y las montañas se hundan en el fondo del mar;”... (Salmos 46:2) Al adorar junto a casi 300 bautistas haitianos en esa primera noche, un grupo de ocho jóvenes adultos cantó, “¡Tengo muchas razones por las cuales dar gloria a Dios!”

A esta fecha, los bautistas americanos han ofrendado más de $1.9 millones para el Alivio de Haití a través de Una Gran Hora para Compartir en Amor (OGHS por sus siglas en inglés). Los donativos a OGHS siguen llegando y esfuerzos de alivio directo están siendo organizados por regiones, Iglesias locales e individuos. Ministerios Internacionales y nuestros socios haitianos continuamos la fase de “alivio” que comenzó inmediatamente tras el terremoto. Ahora hemos entrado a la fase de “recuperación” y “reconstrucción”.

Nuevamente gracias por cada acción que cada uno y una de ustedes toma en favor de Haití a nivel local, regional, nacional e internacional. La misionera Ketly Pierre dice que las dos palabras que mejor describen al pueblo haitiano son “sobreviviente” y “espiritual”. Estoy muy impresionado con el compromiso de fe, la planificación pensada y la capacidad de trabajo de construcción práctico de nuestros socios haitianos. Están trabajando diligentemente con sabiduría y responsabilidad. Sigamos apoyándoles en pensamiento y oración.