International Ministries

Como caido del cielo

January 10, 2012 Journal
Join-the-network.sm Tweet

Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros. Efesios 3.20 NVI

¡Como caído del Cielo!

Por Rick Barnes

Hace 23 años Mercy y yo nos casamos en Puerto Rico.  La primera vez que conocí a su familia fue cuando llegué a la isla por primera vez para nuestra boda. Aunque me encontraba entre extranjeros, se hizo evidente que era parte de una familia.

Los primeros en aceptarme fueron el sobrino y las sobrinas de Mercy, especialmente Gretchen, quien para ese tiempo contaba con dos añitos de vida.  Yo me encontraba descansando sobre una hamaca, casi completamente dormido cuando escuché la voz de esta niñita llamándome emocionadamente, “Tío Rick, cógeme”. Para ese tiempo no hablaba en español, pero al escuchar mi nombre, me desperté lo suficiente para abrir los ojos y ver a esta pequeña niña a medio vuelo a mi dirección. Simplemente por instinto levanté los brazos y la agarré antes que cayera al suelo y los dos reímos juntos. Pensar en algo que te ha caído del cielo.

Recientemente he tenido otra experiencia que casi literalmente me cayó del cielo y necesito compartirlo con ustedes.  El año pasado durante nuestro tiempo de promoción misionera, tuve la oportunidad de tomar clases de CPE (Educación pastoral clínica).  Este es parte del entrenamiento que uno toma para tener los credenciales de capellán, también es una manera de analizar a la forma en que uno ejerce su ministerio, el por que y su contexto ministerial. Al final de ese año de estudios, me preparé para utilizar estas nuevas destrezas en México. De hecho, uno de los cursos que he estado impartiendo es el cuidado pastoral clínico.  

De repente, me enteré de una oportunidad aquí mismo al norte de la frontera que me permitiría utilizar más completamente los dones y talentos que yo creo que Dios me ha dado.  La organización de “Church World Service” me ha extendido la invitación para ser el Coordinador de Servicios Religiosos para el Centro de Detención de Inmigración en El Centro, CA. Yo he aceptado esa invitación y debido a esto, mis once años de servicio con Ministerios Internacionales llegaron a su fin el 31 de diciembre del 2011, y ahora estoy trabajando con “Church World Service”.

La política de inmigración del gobierno de los estados unidos es un asunto complicado en los cuales existen múltiples opiniones. Pero a parte de lo que uno sienta o crea acerca de este asunto, hay aproximadamente 300-500 hombres en esa institución que se encuentran a mucha distancia de sus hogares y confrontan un futuro incierto. Ellos necesitan a alguien que les demuestre la presencia compasiva y el cuidado de Dios presente a través de su cuerpo (la iglesia). Al igual los empleados de esa institución están sujetos a las luchas de la vida y también necesitan ese cuidado espiritual.  

Para mí, esto es tanto un salto de fe personal como lo fue para Gretchen cuando se tiró a mis brazos esperando con certeza que yo no la dejaría caer. Quizás más para mí que para Gretchen.   

Dios me ha estado llamando a desarrollar estos talentos y también a usarlos, y ahora me ha dado la oportunidad de responder a ese llamado.

Déjame clarificar. Mercy continuará trabajando con ministerios internacionales. Yo acepté el llamado de Church World Service solamente después que fue claro de que Mercy podría continuar con su llamado y su pasión como misionera. Ustedes han sido fieles en su apoyo cuidadoso de nosotros; nos han levantado en sus oraciones, nos han apoyado con sus finanzas y nos han fortalecido con su correspondencia y su colaboración misionera.  Yo les pido que continúen siendo fieles con sus oraciones, su apoyo financiero al ministerio de Mercy en México.  

A través de los años he llegado a apreciar mis queridos compañeros hermanos y hermanas, tanto Mexicanos como estadounidense, y me mantendré en contacto con ellos.  Yo vislumbro poder colaborar con ellos mientras buscamos como mejor ministrar con los hombres que han sido deportados cuando lleguen a México.

El aceptar un llamado nuevo significa el dejar el llamado antiguo y eso me ha dejado con emociones mixtas. Otra vez, les doy las gracias por esta década de apoyo y hermandad. Les pido sus oraciones para que Dios me dirija y bendiga mis esfuerzos al responder a este nuevo llamado.  

Al igual les pido su continua oración de bendición por Mercy mientras ella también continúa respondiendo a su llamado en México, y mientras nosotros hacemos de nuestros ministerios unos ministerios que cruzan la frontera de diversas maneras.

Que Dios les guarde y les bendiga...

Rick

Nuestras Aventuras

Por Mercy González-Barnes

    Como ustedes pueden ver, Gretchen ha crecido y ya no es una niña confiada de dos añitos sino una mujer joven y bella que juega futbol, disfruta su velero y es dueña de su propio negocio. Gretchen ama  a la vida y la vive con pasión.  

Una de las muchas lecciones que he aprendido en mi vida (Mercy) es que la vida continúa cambiando. Rick estará ejerciendo su ministerio con hombres quienes están atravesando un tiempo muy difícil en sus vidas. Nosotros vemos este ministerio nuevo como una oportunidad en donde podemos expandir nuestro ministerio y las maneras en que Dios nos usa. Quizás ustedes tengan preguntas acerca de esta transición. A continuación yo trataré de responder a esas preguntas.

Yo, Mercy, continuaré trabajando con ministerios internacionales como misionera a Baja California, México trabajando con nuestros estudiantes en el seminario proveyendo herramientas para mejor servir a sus comunidades y congregaciones a través de la plantación de nuevas obras. También estoy mirando hacia el futuro para ver como Dios me usará en esta nueva etapa como individuo de mi ministerio.  

A continuación están algunas de las metas para este año y les pido que continúen orando por éstas para que Dios abra y cierra las puertas de acuerdo a su voluntad.  

·       Fortalecer las relaciones de amistad y profesionales con los líderes de la convención mientras hacemos la transición de un ministerio como pareja a un ministerio individual.

·       Identificar líderes tanto mujeres como hombres para el ministerio de las nuevas obras y trabajar con las iglesias auspiciadoras para que les apoyen durante su entrenamiento en el seminario.

·       Buscar recursos para ayudar a iglesias que desean sembrar obras nuevas.

·       Continuar impartiendo clases en el seminario

·       Desarrollar un noticiero electrónico que le dará énfasis a sembradores, proveerá recursos, y conexiones entre sembradores.

·       Desarrollar retiros, talleres y otros recursos para el ministerio de nuevas obras.

·       Desarrollar relaciones de apoyo mutuo entre congregaciones nuevas y equipos de misión a corto plazo de los estados unidos y Puerto Rico.

·       Apoyar líderes congregacionales a través de talleres, etc…

·       Ofrecer estudios bíblicos, predicar y escribir artículos acerca del ministerio de la mujer y promover su ministerio en el área de nuevas obras.

·       Continuar trabajando con mi equipo de colaboración misionera (MPT) para aumentar el apoyo financiero junto con la red de colaboradores que presentemente apoyan el ministerio en México.

·       Darle la bienvenida a los misioneros retirados voluntarios Sheila y Stephen Heneise que estarán colaborando en el seminario este semestre.

·       Sobre todo mantener apertura al Espíritu de Dios.

Como ustedes pueden ver, el ministerio continúa y continúo en necesidad de sus oraciones, su apoyo y su colaboración. Por favor considere el formar parte de la red de colaboradores para apoyar el ministerio en México.