Give, Journals, Pray
Posted on April 9, 2020 Evita la tontería esta Semana Santa en tiempos del COVID-19…
Carlos Bonilla & Mayra Giovanetti
[pie chart]85%Support Pledged
[world map] Iberoamerica and the Caribbean Colombia push-pin Colombia
Discipleship Discipleship
Short-Term Mission Engagement Short-Term Mission Engagement
Peace and Justice Peace and Justice

Mucho está pasando alrededor del mundo y en cada uno de los lugares donde vivimos. Toda persona debe estar acuartelada pero no toda persona lo está. Personal de primera ayuda están arriesgándose por cuidar de uds y de nosotros. Otras simplemente desobedecen las directrices y ponen a su prójimo en riesgo durante esta cuarentena obligatoria para aplanar la curva.

El COVID-19 ha causado estragos en todo el mundo con un virus que a la fecha ha infectado a más de millón y medio de personas, matado a más de 95 mil personas y del cuál casi 350 mil personas se han recuperado. Estos números cambian continuamente y hay diferentes páginas donde podemos encontrarlos. Por supuesto, las redes sociales nos los comparten, a veces correctamente y otras irresponsablemente.

Con el contagio de este virus, toda la humanidad ha tenido que tomar en serio este tiempo de cuaresma y regresar al hogar con sus seres amados. Pero, recordemos que hay personas ancianas y personas solas que están sin compañía. Hay personas introvertidas que han tenido que salir de sus cascarones para velar por las necesidades del hogar 24/7 mientras que personas extrovertidas han tenido que aceptar el distanciamiento social que ha incluido la falta de abrazos y besos; cuando aún en el hogar se han observado los 14 días de aislamiento para descartar el posible contagio de algún familiar. No ha sido fácil para nadie, ni para nosotros… Y esto es solo el comienzo.

Nuestra sociedad misionera nos pidió a cada servidor y servidora global que analizáramos si quedarnos en el país de servicio de manera segura y se han desarrollado planes de contingencia para cada unidad y su familia. Algunas unidades han regresado a EE.UU. Algunas se han quedado donde estaban. Nosotros habíamos regresado a EE.UU. en agosto pasado y continuamos nuestro ministerio a Colombia desde donde estamos así que fue asunto de que el hijo y la hija mayores regresaran a casa y continuaran sus estudios en línea (los dos mayores) en el hogar (la menor). Aún en ello vemos el cuidado de Dios a nuestra familia a la par que seguimos cuidando de nuestros socios en misión y personas que amamos en Colombia en medio de esta separación física.

Por lo que desconocemos la fecha final de esta pandemia, los planes han cambiado en muchas áreas. Los cronogramas de trabajos, viajes, estudios, graduaciones, la salud, etc. Se han afectado por esta necesidad imperiosa de estar en cuarentena para aplanar la curva. Nuestra sociedad misionera no ha salido ilesa de los efectos del COVID-19. El Pareo de Ofrendas Mensuales de la Primavera 2020 ha sido pospuesto siendo sensibles al hecho de que todo el mundo nos estamos ajustando a esta nueva realidad del COVID-19. Los eventos de la Conferencia Misionera Mundial y el retiro Escucha el Llamado programados para julio 2020 en Green Lake, Wisconsin, han sido cancelados; una decisión orada, sabia y por la seguridad de todas las partes.

Y entre la ofrenda de pareo y los eventos de julio, está la Semana Santa… Así como muchas escuelas han movido sus clases al formato en línea, muchas iglesias han movido sus cultos al formato en línea (incluyendo muchas que antes no tenían). Algunas vía FB Live, otras vía WhatsApp, otras vía free conference call, menciónala y están usando esa opción… Nos gozamos por el hecho de ver cómo está situación ha despertado a muchos a reconocer que la iglesia es la gente y la tecnología nos permite seguir conectados mientras respetamos las reglas de distanciamiento social. Así que, esta Semana Santa, la estamos experimentando en una manera muy diferente como nunca antes…

Algo que no ha cambiado ni cambiará es que la Semana Santa es nuestra oportunidad para gritar a todo pulmón la esperanza que tenemos en nuestro Señor Jesucristo Resucitado… No hay coronavirus que pueda impedirnos el denuedo de proclamar en medio de esta pandemia que, en medio de la tristeza y dolor que provoca cada una de estas más de 90 mil personas muertas en los corazones de sus familiares y personas que les aman, tenemos esperanza en Cristo quien vino como ser humano, vivió entre nosotros, dio Su vida por amor a ustedes y a nosotros y RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS venciendo a la muerte de una vez y para siempre… Hasta dejó evidencia en Su Palabra y a Su Espíritu para que tengamos acceso a estas buenas noticias. ¿¡¿Cómo no regocijarnos esta Semana Santa y celebrar esta verdad absoluta aunque no podamos reunirnos en ningún otro templo que no sea el de nuestros hogares y nuestros corazones?!?

No somos insensibles a los pacientes y familiares de personas muertas en Colombia, Nicaragua, España, Chile, EE.UU., Puerto Rico, o Israel (lugares donde hemos vivido y servido). Por cada paciente y familiar de quienes han muerto seguimos orando. Mientras oramos por quienes están en riesgo de morir como resultado del COVID-19, renovamos y fortalecemos nuestro compromiso de seguir nuestro ministerio de discipulado y estudio bíblico. Porque al final toda persona está en riesgo de morir como resultado del pecado y necesita saber y responder a la única opción qué hay para la vida eterna en y con Cristo…

Por casi 20 años hemos servido y nos hemos mudado de un lugar al siguiente según el Espíritu nos mueve y las necesidades en cada país lo amerita. En medio de cada mudanza hemos seguido aprendiendo y desarrollando estos materiales y ahora podremos concentrar nuestra atención para avanzarlos lo más posible durante esta cuarentena. Por ello, tenemos dos peticiones:

* Por favor, sigan orando y apoyándonos durante este tiempo de completar el desarrollo de estos materiales para que podamos realmente concentrarnos, ser inspirados y efectivos al escribir/editar/traducir.
* Por favor, perdónennos si nos desaparecemos un poco de las redes sociales o las comunicaciones mientras nos concentramos en esta tarea. Piensen que estamos invernando durante la cuarentena, excepto que al invernar se duerme por una temporada y ciertamente estaremos muy alertas.

Parte de las disciplinas del discipulado es estudiar la Palabra. Para estudiarla debemos comenzar por leerla. Llevamos casi 10 años usando YouVersion para leer la Biblia (con sus diferentes planes de lectura de un año) y en el 2020 nos aventuramos al plan de 90 días. Ya lo terminamos y leemos el recordatorio del final de Su Historia… (Ap. 22.20-21) Jesús prometió: “Sí, vengo pronto.” Y respondemos: “Así sea. ¡Ven, Señor Jesús!” El generoso amor del Señor Jesús está con ustedes y con nosotros…

Con tal promesa en mente, no permitamos que el COVID-19 nos atonte esta Semana Santa ni después. Tengamos buen ánimo y sepamos que hay esperanza y que Él viene pronto, cuando sea que Él decida que ese pronto sea. Según puedas/podamos #QuédateEnCasa (sabemos que hay quienes no pueden), oremos, leamos y estudiemos Su Palabra, animémonos (especialmente quienes hacen cuarentena en soledad) y recordemos que esto pasará. Tenemos la oportunidad de compartir buenas nuevas al prójimo que vive sin esperanza y en desesperación.

Les amamos y mantenemos en nuestras oraciones…

Mandando abrazos libres de COVID-19 a cada persona que sigue adelante hacia la meta,
Sus BGs Et Al – Colombia