Journals
Posted on March 19, 2019 HAITÍ Y VENEZUELA: Pronunciamiento de la Red Continental Cristiana por la Paz (RECONPAZ)
Reconpaz -logo
Ricardo Mayol-Bracero
[pie chart]75%Support Pledged
[world map] Iberoamerica and the Caribbean Iberoamerica and the Caribbean
Peace and Justice Peace and Justice

Read this in English

Llamado de
la Red Continental Cristiana por la Paz
EN NOMBRE DE DIOS:
¡CESE LA VIOLENCIA Y LA INJUSTICIA SOCIAL!

Pronunciamiento de la Red Continental Cristiana por la Paz (RECONPAZ)

 

Premisa bíblica fundamental:
«Nuestra lucha es contra principados-contra tinieblas de este siglo»
(Efesios 6:12)

 

La Red Continental Cristiana por la Paz (Reconpaz), una agrupación de cristianos protestantes y católicos que suma su voz con hermanos y hermanas de otras religiones y con organizaciones de la sociedad civil de 11 países latinoamericanos y caribeños, atenta a las violencias que penetran las fronteras de nuestros países; levanta, hoy, una voz de alerta contra los vientos de guerra que soplan en nuestra región.

La región latinoamericana y caribeña, que tan agudamente sufrió la Guerra Fría y revive, todavía, imágenes crudas de ella, pareciera está siendo convertida de nuevo en escenario de guerra.

 

HAITÍ & VENEZUELA
Todos y Todas en el Caribe Insular y en el Caribe Continental:
Salvaguardemos el futuro de la Paz

Llamamos la atención de acontecimientos que perturban la estabilidad de nuestra región latinoamericana-caribeña, y nos expresamos abierta y directamente sobre la tensa situación que atraviesan dos países de la cuenca del caribe, Haití y Venezuela.

Si tuviese éxito la guerra que se quiere iniciar en la región, no quedaría país sin tocar.

 

FRENTE A ESTA AMENAZA LA RED CONTINENTAL CRISTIANA POR LA PAZ (RECONPAZ) SE PRONUNCIA:
CONSIDERANDO:

1. Que el fruto de la justica es la paz y que la paz supone el buen vivir, y el buen vivir es fruto de la coexistencia armoniosa entre los humanos, la Creación de Dios y todo cuanto existe; (porque no somos dueños/dueñas de lo creado, sino administradores inútiles que hemos descuidado el mandato de Dios de ser sal y luz en el mundo).

2. Que somos testigos del incremento de personas que se ubican en los extremos de la vida, por un lado, aquellas que luchan sin tregua por defender sus principios, sus valores, sus recursos, como el agua, los ríos, las cuencas, la comida, la identidad, la paz; y por el otro extremo, los que se creen dueños del mundo y que por tener los recursos como el dinero, leyes torcidas, compra de voluntades y avaricia por la riqueza, el poder a su favor, atentan contra los pueblos, matan, roban saquean, destruyen, eliminan con absoluta impunidad y complicidad de quienes gobiernan.

 

POR LO TANTO,
Habiendo oído el llamado de Dios a ser administradores de la creación,

• Condenamos el intervencionismo militar extranjero que viola la soberanía de los pueblos y es violencia a lo humano.

• Afirmamos la reconciliación humana y reprobamos lo sanguinario, lo inhumano, lo insensible, la inmunización a las masacres la barbarie, y la crueldad masiva contra los indefensos.

• Nos declaramos en contra del fanatismo y de la intolerancia, y a favor de dejar que sean los pueblos los que resuelvan sus problemas internos, dialogando y ejerciendo su derecho a manifestar, sin injerencia externa a ellos.

• Confirmamos que somos una región que anuncia la paz y la conciliación, que busca su inspiración en los mártires, los desafiantes, los pobres y oprimidos y las mayorías masacradas.

 

Mi paz les dejo, mi paz les doy;
yo no se la doy como el mundo la da.
No se turbe su corazón, ni tengan miedo.
Juan 14:27