Journals, Pray
Posted on November 20, 2020 Su Fidelidad…

Hechos y Amor en Acción: BGsEtAl 2020Nov; Vol. XXI Núm. 04; Su Fidelidad…

Noviembre: Dos cosas que usualmente hacemos cuando nos sentamos a escribir una carta son: oír música y leer la carta del año anterior. Te preguntarás, ¿por qué? Porque la música nos inspira y refrescarnos de lo que compartimos el año anterior nos da perspectiva del presente y esperanza para el futuro.

Esta vez no es la excepción. Nuevamente, vemos el obrar de Dios al oír música y leer la carta de noviembre pasado (Con Gratitud). Marcos Vidal es uno de nuestros adoradores cristianos favoritos y justo cuando empezamos a escribir, sonó “Cuán grande es Tu fidelidad”, y wow! Podemos afirmar sin lugar a dudas que Él ha sido fiel a nosotros siempre, y especialmente este año desde la carta de noviembre pasado. En ese momento estábamos ajustándonos a la mudanza a EE.UU. tras apenas un año de servicio en Colombia. La salud de Mami requirió que nos reubicáramos de manera expedita y tuvimos la bendición de conseguir un lugar en la Florida que es nuestro centro de operaciones.

Desde aquí, seguimos el ministerio a Colombia y desarrollando los materiales de discipulado y estudio bíblico. Carlos viajó a Colombia en Noviembre pasado y nuestra prole mayor estuvo en casa para su receso de Navidad. Este 2020 comenzó con terremotos en Puerto Rico que afectaron el suroeste de la isla. En Febrero su servidora viajó a Colombia y casi de inmediato a Puerto Rico para la asamblea anual de las Iglesias Bautistas de Puerto Rico en Marzo. Y entonces, llegó el COVID-19. Qué estresante, bendecido, desafiante, emocionante, depresivo y esperanzador ha sido el 2020… Y falta que llegue Diciembre… Hay quienes quieren que llegue el 2021 y olvidarse de que existió el 2020.

Pero, si algo hemos aprendido con el Apóstol Pablo es lo que nos enseña en Filipenses 4.11-13: “No digo esto porque necesite ayuda, pues he aprendido a adaptarme a cualquier situación. Yo sé cómo vivir en pobreza o en abundancia. Conozco el secreto de estar feliz en todos los momentos y circunstancias: pasando hambre o estando satisfecho; teniendo mucho o teniendo poco. Puedo enfrentar cualquier situación porque Cristo me da el poder para hacerlo.” Hacemos eco y tratamos de aplicarlo diariamente.

Mientras seguimos aprendiendo a ser discípulos que discipulamos a otros, aunque no podemos viajar (fronteras cerradas por la pandemia), seguimos sirviendo a Colombia, nos comunicamos con los Wayuu y Arijuna (los no Wayuu) en Riohacha, La Guajira, así como con los Colombianos y migrantes Venezolanos en Cúcuta, Los Santanderes. No estamos físicamente con ellos, pero lo estamos con nuestras oraciones, aliento y apoyo económico. Muchos han perdido empleos y sus viviendas y alimentación están en peligro. Se sienten aislados y abandonados al no tener acceso a recursos gubernamentales como en países como los nuestros. Grande es Su fidelidad al cuidar de estos más vulnerables. La mayoría vive día a día viendo por fe de dónde llegarán sus recursos.

En medio de la pandemia, han pasado cosas buenas. Las iglesias han estado más abiertas que siempre más allá de las cuatro paredes de los santuarios. Cultos virtuales a través de WhatsApp, Free Conference Call, FB Live, Zoom o servi-carros, tantas maneras en que las iglesias están alcanzando a quienes no alcanzaron antes de la pandemia. Su mensaje está llegando a esquinas del mundo donde no había llegado antes. La tecnología nunca sustituirá el alcance del Reino de Dios, pero lo ha expandido. Aunque nos resulte difícil de imaginarlo por cómo suena, hasta el discipulado se está realizando de estas maneras, porque Su misión sigue como antes, durante y después de la pandemia. Hasta que Jesús regrese, seguiremos viendo por fe y confiando en Su fidelidad para guiarnos para alcanzar a otros con Su mensaje: Su cuidado amoroso y sus enseñanzas, mano a mano.

No sabemos cuándo podremos volver a volar a Colombia o los países de Iberoamérica y El Caribe para acompañarles a través del discipulado, pero mientras tanto, aprovecharemos la tecnología que nos acerca a tantas personas con hechos y amor en acción… Gracias por seguir proveyendo una porción de nuestras necesidades a través de ofrendas continuas. Contamos con el 89% de compromisos en favor de nuestra meta de apoyo personalizado (PSG = personalized support goal) y estamos 11% más cerca de lo que se nos requiere. Que el Señor bendiga tu fidelidad a Él al proveer para nosotros y nuestros colegas para compartir Sus Buenas Nuevas en la variedad de países y ministerios que continuamos realizando en medio de esta pandemia.

Extendiéndonos hacia la meta “gracias a Su fidelidad y la tuya”,
tus BGs El Al

Encuéntranos en www.facebook.com/BGsEtAl y dale “Me Gusta” para actualizaciones y fotos de nuestro ministerio. Si deseas conseguirnos, envíanos tu email y número de celular por mensaje interno a BGs Et Al y con gusto nos conectaremos tan pronto nos sea posible…